Portal Web del Ayuntamiento de La Coruña

Desde el 26/09/2008 hasta el 31/10/2008

Diego Cabeza. Esculturas 2008 (Galería Sargadelos)

Los datos del evento

La Galería Sargadelos acoge las esculturas de Diego Cabezas

diego_cabezas_concelloB.mpg

La escultura, en la inmensa variedad de disciplinas artísticas, tiene unas características propias muy ligadas al entorno, al contexto espacial. No está delimitada por un marco, no tiene portada y contraportada, no comienza a las 6 y remata a las 8... digamos que debe convivir con espacios, líneas, formas, colores, atmósfera(s)..., con un fondo de lienzo de 360º sobre nuestro eje visual y que no siempre es blanco (no es una fotografía de una escultura, es la escultura). Es, ante todo, una presencia, un objeto sin aparente utilidad, un cuerpo, una representación, un intruso para nuestra percepción acostumbrada a reconocer las formas y su función en un abrir y cerrar de ojos. La obra que nosotros presenta Diego Cabezas supera con creces todas las expectativas de cualquiera observador curioso y ávido de movimiento, sea físico o mental.

Dubuffet decía que el mayor error de nuestro sistema educativo (el europeo) era el hecho de perseguir y castigar la contradicción con el sinónimo del pecado académico... que gran verdad, y la clave de esta serie, a mi entender, se halla en el contraste, en los máximos y mínimos que alcanzan un equilibrio nada casual. Diego Cabezas trabaja esos maximínimos con una gran soltura y, hasta me atrevería a decir, sin pretenderlo, como si fuera una ley de la vida marcada en sus genes. En esta ocasión se ciñe la dos materiales, hierro y aire. Puro contraste. Trabaja las formas con sus líneas básicas, creando planos sin relleno, casi de la misma manera en la que un infográfo produce sus objetos tridimensionais desde su ordenador... pero casi, aquí trabajara con hierro y soldadura, un oficio de viejo. El espectador es capaz de ver a través de las formas al tiempo que las reconoce y las cierra físicamente. Podemos observar, literalmente a través de los dibujos (otra buena contradicción).

Por otra parte, habría que echar un vistazo a su cuaderno de artista y comprobar la extraña y exacta correspondencia entre sus bocetos y sus esculturas. Sus diseños simplificados, dibujo en 0.4 o 0.8 sobre cuartilla, línea negra sobre blanco, tiene la misma esencia, y en ocasiones, a misma presencia que sus esculturas. Resulta un tanto misterioso como es capaz de intuir con apenas unas líneas lo que va a funcionar en grandes dimensiones. Esto me hace sospechar que estamos delante de un artista con una enorme capacidad de visualizar interiormente un resultado final. Mucha mente y poca tinta.

Rogelio Fernández

Los datos del evento

Corregir o completar la información de este evento.

Se puede encontrar en las siguientes categorías: