Saltar al contenido

Uso de cookies en las páginas web del Ayuntamiento de A Coruña

En las páginas web municipales utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o conocer como cambiar la configuración, en nuestra página de "Normas de uso".

Concello de A Coruña
Novo Espazo Xuvenil
Compartir en Tuenti

Identidad y orientación sexual

La orientación y la identidad sexual son temas que, según las vivencias que se tengan, pueden resultar tremendamente simples o horriblemente problemáticos. Tanto la orientación como la identidad sexual se van configurando desde que nacemos, dentro de un proceso de aprendizaje y de socialización. En este proceso de aprendizaje influyen muchos factores: características personales, vivencias afectivas, influencia del entorno (la familia, los amigos, la escuela, los medios de comunicación, etc).

¿Qué es la identidad sexual?

Biológicamente tenemos ciertos caracteres celulares, morfológicos, fisiológicos, que determinan nuestro sexo. Ahora bien, hay personas cuyo cuerpo físico no corresponde a su "psíquico", a su forma de entenderse y sentirse sexualmente a sí mismos. En estos casos, se habla de identidad sexual anómala: es el caso de los chicos que se sienten chicas, y que se ven atrapados en su cuerpo de hombre; o de las chicas que, por sentirse chicos, se sienten atrapadas en su cuerpo de mujer.

¿Qué es la orientación sexual?

ImagenSinAlt

Consiste en la tendencia sexual de cada persona. En el momento de relacionarnos sexualmente con alguien, caben varias posibilidades:

  • Sentir atracción por personas de nuestro mismo sexo: HOMOSEXUALIDAD
  • Sentir atracción por personas de distinto sexo: HETEROSEXUALIDAD
  • Sentir atracción por personas de los dos sexos: BISEXUALIDAD

Nuestra elección determina nuestra orientación sexual. Los factores que influyen en la orientación sexual son múltiples. De todos modos, cuáles sean las causas últimas de la orientación sexual, da un poco igual. Lo importante es que no se puede, simplemente, escoger ser una cosa u otra, y que en un determinado momento de la vida uno/a se encuentra con que le gustan los chicos, las chicas, o las dos cosas.

El problema es que, aunque la homosexualidad y la bisexualidad han existido desde siempre, hasta hace poco eran opciones muy mal vistas socialmente. De hecho, la homosexualidad ha sido considerada una enfermedad hasta hace muy poco tiempo. Las cosas han ido cambiando poco a poco, y hoy, en la mayor parte de las sociedades occidentales, se entiende que la orientación homosexual del deseo es tan válida como la heterosexual. Sin embargo, no debe olvidarse que aún hay países en los que la práctica homosexual consentida entre adultos se considera delito; y aún persisten, en muchos habitantes de países teóricamente "modernos", grandes prejuicios contra la homosexualidad. Todo esto hace que, para algunas personas, la confirmación y aceptación de su orientación sexual sea un proceso problemático, tanto por la propia dificultad de asumirlo, como por la reacción del entorno.

ImagenSinAlt

Como ya dijimos, la orientación sexual se va configurando desde el nacimiento; pero en la adolescencia se perfila (aunque puede sufrir cambios a lo largo de toda la vida). Lo que ocurre es que la adolescencia es una etapa llena de cambios, de deseos de experimentar, de conocerse a sí mismo y de relacionarse con los demás. Este afán de vivir nuevas experiencias hace que, en ocasiones, se tengan fantasías o se lleven a cabo conductas homosexuales por diversas razones (por miedo a relacionarse con el otro sexo, por probar algo nuevo...) Ahora bien, esto no determina de forma definitiva la orientación sexual. Estas vivencias pueden ser fruto de un periodo de indecisión, de experimentación personal, etc. Hay muchas personas que, tras haber tenido alguna práctica homosexual, consolidan su heterosexualidad. Otras personas, en cambio, terminan definiendo su deseo hacia el mismo sexo.

ImagenSinAlt

Gay. Bi. Lesbiana. Homo. La forma en que sentimos nuestra sexualidad puede cambiar con el tiempo. Las etiquetas, a veces, resultan agobiantes, estereotipos opresivos; pero también pueden ser fuente de seguridad, e incluso de orgullo. Es frecuente que la gente presione de una forma u otra para que definamos nuestra sexualidad. Es como si a los seres humanos nos fuera muy difícil enfrentarnos a la ambigüedad.

Tanto si estás feliz de identificarte como una u otra cosa, como si aún no te apetece ponerte un calificativo, o estás en contra de las etiquetas y de las definiciones cerradas, acuérdate de que ES COSA TUYA. A fin de cuentas, tu sexualidad es tuya y tú eres quien debe sentirse a gusto con ella.

ImagenSinAlt

Si tienes alguna duda acerca de tu identidad o de tu orientación sexual, lo mejor es que tengas un poco de paciencia y no te dejes llevar por los nervios o la intranquilidad. Deja que las cosas evolucionen, no las fuerces. Con el tiempo irás teniendo más claro este tema, irás cobrando seguridad y tu deseo "se aclarará". De todos modos, recuerda que si tienes dudas o problemas en relación con este tema, puedes pedir ayuda a un profesional. Puedes acudir a los Centros de Planificación Familiar de tu localidad (en casi todos trabaja un psicólogo), o buscar información en diversas páginas web; incluso, algunas de estas páginas informativas te permiten formular tu consulta on line.