Saltar al contenido

Uso de cookies en las páginas web del Ayuntamiento de A Coruña

En las páginas web municipales utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o conocer como cambiar la configuración, en nuestra página de "Normas de uso".

Concello de A Coruña
Novo Espazo Xuvenil
Compartir en Tuenti

Sexualidad y reproducción

La sexualidad es una de esas cosas que todo el mundo sabe lo que es, pero que no es fácil definir: la vivimos, la sentimos, la experimentamos y sabemos que afecta a nuestras relaciones con los demás. Sin embargo, tal vez por este conocimiento intuitivo que tenemos de ella, la sexualidad también genera un montón de dudas o de confusiones. Además, la sexualidad es ambigua, porque para cada persona significa cosas diferentes.

No confundas sexo y sexualidad

ImagenSinAlt

SEXO es lo que nos distingue como hombre o mujer, en función de ciertas diferencias en los caracteres celulares, morfológicos, fisiológicos y psicológicos.

La SEXUALIDAD es un concepto distinto, más rico, que no se reduce a los órganos genitales. Es una dimensión humana que representa todo nuestro ser. Todo nuestro cuerpo es sexuado; esto implica que podemos obtener placer a través de cualquiera de sus partes, desde la piel hasta los propios genitales.

La sexualidad es

ImagenSinAlt
  • Una fuente de comunicación y placer.
  • Una forma de expresar la afectividad.
  • Una manera de descubrirse a sí mismo y al otro.
  • La satisfacción del deseo y del impulso sexual.

La sexualidad puede ser

ImagenSinAlt

Una actividad reproductora cuando libre y responsablemente se desee asumir.

Porque sexualidad y reproducción no son lo mismo, ni tienen necesariamente que ir ligadas, EL OBJETO DE LA PLANIFICACIÓN FAMILIAR ES:

- Poder disfrutar de la sexualidad en su riqueza y amplitud, desligando la actividad sexual de la reproductora.

- Poder decidir el momento de tener un hijo.

 

La sexualidad, en definitiva, es un concepto siempre abierto y, en gran medida, muy personal: la idea que cada persona tiene de la sexualidad depende de su carácter, de su situación afectiva y social, de la educación que ha recibido, de su modo de pensar, sentir y relacionarse con los demás. De ahí que, aunque tenemos sexualidad desde que nacemos, la forma de entenderla y manifestarla constituye un proceso de aprendizaje, condicionado por la educación sexual y las vivencias personales.