VOLVER AL AYUNTAMIENTO DE LA CORUÑA ESPECIALES
ESPECIALES
PRINCIPAL NOTICIAS
GALERÍA DE IMÁGENES
DOCUMENTOS
GRÁFICOS INTERACTIVOS
AYUNTAMIENTO DE LA CORUÑA
 

Desde la Ciudad Vieja y para todos los coruñeses
La Coruña venera desde 1589 a la Virgen del Rosario a la que invocaron auxilio en esta fecha para liberar a la ciudad del asedio que padecía por parte de las tropas inglesas. Pero las fiestas, que tienen su colofón en la procesión del Rosario cada 7 de octubre, han ganado peso con el paso de los años. Además de tener un marcado carácter religioso, sirven de disculpa para programar un gran calendario de acontecimientos lúdicos y deportivos abiertos a toda la ciudad.
Iglesia de Santo Domingo, donde se guarda la imagen de la patrona de la ciudad.

Cada 7 de octubre La Coruña se vuelca para rendir culto a la Virgen del Rosario, patrona de la Ciudad Vieja y de todos los coruñeses. A la exaltación religiosa con nombre propio, se unen las actividades de ocio que cada año programa el Ayuntamiento y que hace que este pequeño barrio herculino se llene de ciudadanos llegados de todos los rincones.
El acto central se celebra el día de la onomástica. Las autoridades locales y una comitiva, siempre numerosa, vuelve a revalidar la admiración mariana con la Función del Voto, que se celebra durante una misa solemne en la que La Coruña refrenda su devoción por la patrona y pide su amparo, igual que hicieran los antepasados ante el asedio inglés.
El grupo recorre buena parte del casco histórico acompañando a la imagen de la Virgen en procesión. En el trayecto se realizan paradas previamente anunciadas y en las que diferentes corales de la ciudad suelen tomar parte con cantos que consolidan la devoción a la patrona.
Con motivo de las fiestas cada año el Ayuntamiento propone un programa más completo. A las ceremonias religiosas se suma, de este modo, un amplio abanico de competiciones deportivas, verbenas y ofrendas a grandes personajes de la ciudad ya desaparecidos. Todo comienza con el nombramiento de la reina de los festejos, una joven que vive en el barrio y que presidirá los diferentes acontecimientos, y la lectura del pregón a cargo de un coruñés que haya destacado por su labor realizada a favor de la urbe.
Durante más de una semana el casco histórico, metido de lleno en su restauración, se llena de ciudadanos dispuestos a participar en encuentros corales, festivales infantiles y grandes verbenas. Porque las fiestas de la Ciudad Vieja, a pesar de ubicarse en un pequeño núcleo, están abiertas a todos los coruñeses, como gustan de presumir los vecinos.

Redacción.

HOME
AYUDA
CORREO
MAPA WEB
AGENDA
SUGERENCIAS
CALLEJERO
GALERÍA
IMPRIMIR
ENVIAR